¿Cómo entrenar para ser un Resiliente?


pic postHay personas que pasan por el doble de situaciones difíciles que un ser humano promedio y aún así puedes ver como resurgen, como trasforman sus malas vivencias y llegan con un carácter más fuerte, definido y lo más importante, son seres tan positivos que impregnan su buena vibra a donde van.

Situaciones como la pérdida de un ser querido, una violación, perdidas económicas y materiales drásticas, humillaciones públicas, enfermedades catastróficas, accidentes que te obliguen a hacer cambios radicales en tu vida cotidiana; son algunas de esas terribles cosas que pueden ocurrir y trastocar por completo nuestra personalidad.

Hay quienes se enfrentan a circunstancias así sin poder sobreponerse y otros quienes al pasar del tiempo anestesian su dolor y retoman su vida. Esta asombrosa actitud tiene por nombre “resiliencia”.

resiliencia_pic 2

Se define la resiliencia como la capacidad de afrontar la adversidad saliendo fortalecido y alcanzando un estado de excelencia profesional y personal. El término se toma de la resistencia de los materiales que se doblan sin romperse para recuperar la situación o forma original.

¿Cómo se logra? ¿Se nace o se aprende? Pues me complace contestar que, según la Sociedad Americana de Psicólogos, la resiliencia es inherente al ser humano por lo que todos tenemos la capacidad de desarrollarla. Hay varias formas para lograr construir esta importante cualidad. Continúa leyendo y sigue estas ocho recomendaciones que te ayudarán a entrenar tu resiliencia.

Optimismo– Aprende a identificar todo lo bueno que hay en ti y lo que puedes mejorar. Adopta una actitud positiva, esto se logra haciendo pequeños cambios en lo cotidiano como cuidar la manera de expresarte y de analizar las cosas. Si te piden una opinión concéntrate en identificar lo bueno que puedes destacar sin tener que mentir. Ante un momento difícil aprende a simplificar, no agrandes los problemas sintiendo lástima de ti.  A veces hay cosas que no podemos cambiar y solo nos queda aceptar. Cuando logramos aceptar tenemos tiempo para enfocarnos en alternativas para trabajar en lo que si podemos solucionar.  Después de pasada la tormenta analiza que puedes aprender de la experiencia.  Así poco a poco irás transformándote en un optimista natural.

Cuídate– Dedica tiempo a realizar actividades que te agraden y te enriquezcan emocionalmente. Baila, canta, lee, ejercítate, conversa.  Ponle atención a tu alimentación y haz los ajustes necesarios para mejorarla. Cuida tu cuerpo y tu salud para que en momentos de angustia éste pueda aguantar el combate. Recuerda que tu situación emocional afecta el funcionamiento del cuerpo. Las enfermedades cardíacas, los dolores musculares, las migrañas y otras enfermedades son relacionadas con altos niveles de tensión emocional. Consigue un pasatiempo al que puedas recurrir en momentos de ansiedad para liberar y canalizar energías.  Nunca es tarde para aprender a tocar algún instrumento o aprender a bailar o simplemente tener un listado de películas al que puedas acudir para que te ayuden a relajarte.

persona resiliente 2Cultiva tu espiritualidad – La fe va de la mano de la esperanza y ambas son necesarias para sobreponerte ante la adversidad. Cuando crees en Dios y conectas espiritualmente con él lo que pase en tu vida adquiere un propósito y una razón de ser. Toma momentos del día para detenerte y agradecer lo que tienes.  Si no sabes cómo hacerlo puedes acudir a alguna iglesia o buscar un mentor espiritual.

Medita y/o Escribe– Tomar un tiempo en el día para pensar en esas alternativas para tus preocupaciones. Escucharte y conocerte. Escribir lo que piensas es una buena manera de sincerarte y profundizar en tus sentimientos reales. En ocasiones pasamos el día molesto e irritable y ni siquiera sabemos que es lo que nos tiene así. A veces, solo detenernos y ponernos a pensar en lo que nos sucede es la solución para arreglarnos el día.

Construye relaciones– Mantener buenas relaciones con familiares y amigos. Rodearte de gente buena que le añadan cosas positivas a tu vida. En situaciones difíciles esas personas te ayudarán a sanar. También es importante saber identificar si tienes a tu alrededor personas tóxicas de las cuales debas tomar la decisión de alejarte.

Empatía– Analizar y sentir el dolor ajeno. Ayuda en lo que puedas a esas personas cerca de ti que están sufriendo. Ese gesto te permitirá prepararte para tu propio dolor, te hace crecer, te da satisfacción.

Llora–  Llorar es tan natural y sano que es lo primero que hace un bebe al nacer. Dicen que cuando uno llora está haciendo limpieza en el alma. Si algo te aflige es perfectamente normal poder llorar. Tú decides si lo hace a solas o con esa persona de confianza que te da fortaleza.  Llorar ayuda a descarga tu tensión y liberar las energías negativas. Inclusive luego de una intensa sesión de llanto se hace más fácil conciliar el sueño.  Y después de llorar retoma tu entereza para enfrentar con fuerza aquello que te entristece.

pic post 5

Ríete– Encuentra el humor en lo que pasa, aprende a reírte y bromear de ti mismo. A veces nos suceden cosas tan absurdas o tenemos reacciones tan anormales que vale la pena sentarse más tarde a parodiar y reírte. Es un proceso sanador y reírte hará que también liberes endorfinas, una de las glándulas de la felicidad más eficientes que existen para sentirte bien.

Nadie está exento de pasar por momentos difíciles, pero estos adquieren sentido cuando somos capaces de obtener un crecimiento personal y espiritual. Fortaleciendo nuestro carácter y autoestima. La adversidad es una oportunidad para probar nuestros límites y descubrirnos a nosotros mismo. Si queremos profundizar más sobre el sentido de la resiliencia podemos hacer referencia a la vida de varios personas que han trascendido los infortunios de la vida y lograron dejar un legado, como Nelson Mandela, Malala Yousafzai, Frida Kahlo y Albert Einstein. O quizás tenemos muy cerca personas con experiencias fuertes de vida que también han logrado sobresalir y transformarse en mejores seres humanos. Conocer sus historias nos enseñará cuán importante es entrenar nuestro carácter para saber enfrentar y renacer de entre las dificultades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s